Los términos “cardio-oncología ” y “onco-cardiología” ambos se han utilizado para describir el campo, que abarca la continua tarea de la estratificación del riesgo cardiovascular (CV), la prevención, y el ratamiento en pacientes que sobreviven al cáncer, todo esto depende de la estrecha colaboración entre cardiología y especialidades de oncológicas.
Esto inicio a finales de los años 60 ́s cuando las antraciclinas entraron en el escenario para el tratamiento de muchos tipos de cáncer y ahí mismo se identificó su potencial acción sobre el miocardio.
Actualmente existe crecimiento exponencial de las actividades de investigación y clínicas, evidenciado por un aumento en el número de publicaciones en el campo (figura 1), estableciendo a nivel internacional las bases de una nueva disciplina, dirigido no solo a la detección, prevención y el tratamiento de los efectos CV de terapias contra el cáncer, sino también en la formación de una asociación para proporcionar atención CV integral para pacientes con cáncer y sobrevivientes.

[Descargar artículo completo]