El adulto con cardiopatía congénita

Dr. Julio Erdmenger Orellana.

En las últimas décadas la constante mejora en los resultados quirúrgicos de las cardiopatías congénitas ha generado una población de pacientes con características muy particulares, adultos con cardiopatía, quienes requieren a veces seguimiento por un grupo médico multidisciplinario, pacientes Dentro de este grupo hay tres tipos de pacientes:

  1. Paciente adulto portador de cardiopatía congénita diagnosticada en la niñez y sin tratamiento quirúrgico.
  2. Paciente con cardiopatía congénita diagnosticada en la edad adulta.
  3. Paciente sobreviviente a tratamiento quirúrgico por cardiopatía congénita.
Paciente adulto con cardiopatía congénita diagnosticada en la niñez y sin tratamiento quirúrgico

Dentro de este grupo se encuentran los enfermos portadores de cardiopatías cuya fisiopatología y anatomía es bien tolerada de tal manera que no ha sido necesario establecer tratamiento quirúrgico alguno. Ejemplos de cardiopatías en este grupo de paciente son:

  • Válvula Aórtica Bicúspide
  • Comunicación Interventricular pequeña
  • Anomalía de Ebstein
  • Estenosis leve de alguna de las válvulas

La característica clínica de estos pacientes es el soplo que llevó al diagnóstico desde etapas tempranas de la vida, debido a lo asintomático de los mismos y a la poca o ninguna repercusión hemodinámica de la cardiopatía, generalmente se encuentran sin tratamiento médico y exclusivamente en vigilancia clínica.

Paciente con cardiopatía congénita diagnosticada en la edad adulta

Las cardiopatías congénitas que con más frecuencia se diagnostican hasta la etapa adulta son:

  • Comunicación Interatrial: debido a que el corto circuito es a nivel de cavidades de baja presión, los defectos pequeños dan muy poca repercusión hemodinámica de tal manera que es posible en el paciente alcance la edad adulta sin diagnóstico. No es sino hasta la tercer década de la vida que aparecen síntomas relacionados con arritmias o hipertensión pulmonar.
  • Válvula Aórtica bicúspide: es la variante anatómica del corazón más frecuente, puede tener una incidencia de 20-25% en la población normal y es el sustrato anatómico para el desarrollo de estenosis por calcificación progresiva de la válvula. Es importante el diagnóstico de ésta lesión ya que es un factor predisponente para el desarrollo de endocarditis bacteriana por lo es una de las indicaciones absolutas de profilaxis anti endocarditis en caso de tratamiento dental, cirugía o manipulación del sistema genitourinario con riesgo de bacteriemia.
  • Coartación Aórtica: hay un grupo de pacientes con este diagnóstico que alcanzan la adultez debido a que el grado de obstrucción ha sido bien tolerado por ser leve o al desarrollo de circulación colateral. La razón por la que se sospecha la cardiopatía es la presencia de un soplo o la detección de valores de presión arterial sistémica mayores a los límites normales es por ello muy importante que el pediatra haga del registro de presión una rutina.

En realidad uno puede encontrar casos excepcionales de adultos con cardiopatía, en la siguiente tabla se muestra la experiencia publicada por Attie en México.

 

Tabla: Cardiopatías más frecuentes en la edad adulta.

No.
Comunicación Interatrial 466
Persistencia de Conducto arterioso 154
Comunicación Interventriular 145
Coartación Aortica 125
Estenosis Aórtica 86
Anomalía de Ebstein 60
Estenosis Valvular Pulmonar 48
Conexión Anómala de Venas Pulmonares 36
Tetralogía de Fallot 31
Paciente sobreviviente al tratamiento médico-quirúrgico de cardiopatía congénita

Probablemente éste sea el grupo más numeroso de pacientes y debido a la mejora en los resultados es un grupo en constante aumento.

La diversidad de pacientes en este grupo es grande, por un lados, es posible encontrar pacientes que fueron operados de cardiopatías simples por ejemplo, defectos septales aislados, con fisiología y anatomía completamente normal por lo que se encuentran totalmente asintomáticos y no requieren seguimiento médico y en el otro extremo, pacientes operados de cardiopatía complejas con defectos residuales o bien con necesidad de un seguimiento cardiológico debido a las característica de la cirugía realizada.

Un ejemplo muy preciso de éste tipo de pacientes es el caso del niño con Transposición Clásica de Grandes Arterias, sometido hace años a corrección fisiológica ( Cirugía de Mustard o Senning). Este paciente requiere seguimiento cardiológico de por vida a pesar de que la cirugía esté perfecta, debido a al riesgo potencial de desarrollo de arritmias, disfunción de ventrículo derecho el cual funciona como sistémico e insuficiencia de la válvula tricúspide.

El paciente adulto con cardiopatía congénita constituye un verdadero reto para cualquier programa de salud, debido a que requerirá a mediano o largo plazo el manejo de un grupo multidisciplinario, integrado por: Pediatras, Médicos Internistas, Ginecólogos, Psicólogos, Cirujanos Cardiovasculares, Cardiólogos de adultos, Cardiólogos Intervencionistas y Cardiólogos pediatras.

Este grupo tan amplio de especialistas es necesario debido a que la evolución del paciente adulto con cardiopatía congénita incluye una serie de condiciones entre las que se mencionan:

  1. Arritmias
  2. Cianosis o Insuficiencia Cardíaca
  3. Enfermedades Sistémicas del adulto (Diabetes, Síndrome Metabólico, etc.)
  4. Enfermedades Cardiovasculares del Adulto (Isquemia Miocárdica, Hipertensión Arterial Sistémica)
  5. Enfermedades psicológicas
  6. Embarazo
  7. Endocarditis Infecciosa
  8. Hipertensión Pulmonar o Síndrome de Eisenmenger